El acebo para los antiguos celtas era un arbusto sagrado que utilizaban en el solsticio de Invierno para atraer la buena suerte y la prosperidad.

Junto con el muérdago y la flor de pascua, son las plantas que simbolizan la Navidad y están rodeadas de magia y leyendas.

Los druidas construían sus varitas con ramas de acebo para sus juicios ya que según cuenta la leyenda a este árbol no se le puede engañar o mentir.  Lo utilizaban para hacer amuletos y como protección durante el invierno, lo consideraban un árbol mágico capaz de proteger .

Consideraban que rechazaba los rayos, de ahí que rodeaban sus casa de acebo.

Hoy en día el acebo ( aunque está en vía de extinción lo hay artificial) es sinónimo de Navidad y se coloca en la entrada del hogar para proteger , ya que trae suerte y protección donde se deje.

Para hacer nuestros deseos realidad, después de pasar la época de navidad coger 9 bolas rojas de acebo, envolver en un trapo blanco y colocar debajo de la almohada.

Regalar acebo es simbolo de sinceridad y amistad

A continuación una bonita leyenda sobre el acebo:

La leyenda cuenta que cuando el sol del verano calienta la tierra, la gente (en especial los niños) se arrimaba alrededor de las anchas ramas del Rey Roble para disfrutar de su sombra. El Rey Roble solía sonreír y disfrutar de la alegría que veía en sus súbditos (los niños) al proporcionarles sombra en tan cálidos días. Solía sonreír con un crujir de corteza y un susurro de hojas.

Un día llegó el otoño y las hojas del Rey Roble comenzaron a ponerse de color marrón, luego se secaron y finalmente cayeron. Los niños se quedaban arrimados a su tronco, buscando el cobijo que este Rey ya no podía darles.

Luego llegó el invierno, y una nevada cubrió el valle por completo con su blanca sábana. Los niños dormían pegados uno al otro, buscando conservar el calor, pero todos tiritaban de frío… 
De pronto, uno de los niños señaló al horizonte (quiso hablar, pero el frío le había congelado los labios). Por la colina subía un ser de gran altura. Parecía un anciano… estaba cubierto de hojas de color verde oscuro (cortas, pero en abundancia), espinadas… la barba la llevaba minada de unos frutos que eran como pequeñas bolas rojas… Al acercarse a los niños dijo: “Soy el Rey Acebo” y extendió sus manos como si fueran enormes ramas y cubrió con ellas a todos los niños, dándoles el refugio que el Rey Roble no podía darles. El Rey Roble enfadado, quiso atacar al anciano de brazos extendidos. No quería que le arrebatasen sus súbditos. Éste paró el golpe con sus hojas verdes y sujetó al marchito árbol diciéndole: “Escúchame bien, vete de aquí. Descansa durante el invierno y vuelve en primavera, cuando tus ramas estén vestidas de nuevo de hojas verdes y puedas proteger de nuevo a tus súbditos”.

Así lo hizo el Rey Roble, mientras que los niños se tumbaron a los pies del Rey Acebo, para que los protegiese de los duros días de invierno. Por eso en Navidad se suele colgar ramas de acebo en las casas para que el Rey Acebo nos siga protegiendo del invierno.”

 

 

Gira para ganar!
Kindly get back to your previous orientation view... your wheel is rolling there...
Cerrar

Su cupón le ha sido enviado por correo electrónico. También puede usar el cupón ahora haciendo clic en el botón a continuación:
Ruleta de los PREMIOS HALLOWEEN ¡SIEMPRE TOCA!
Tienes la oportunidad de ganar un buen descuento o premios directos. ¿Te sientes con suerte? Dale una vuelta.
* Puedes tienes una oportunidad.
* Si ganas, puedes reclamar tu cupón en un tiempo limitado
* Bindi se reserva el derecho de cancelar el cupón en cualquier momento
Translate »
🎃 El tiempo para utilizar tu cupón se termina... no lo dejes escapar! tu cupón: {coupon}X
0
WhatsApp ¿Dudas?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar