Su nombre deriva del latín “agua”  agua y “marina” mar.

De ahí sus colores azul, azul verdoso, turquesa. Se le relaciona con el elemento agua.

Se le relaciona con los dioses del Océano, así como con la luna.

Una de las razones por las que se le conoce como la piedra del romanticismo es debido a que su color y su nombre evoca a Afrodita la diosa griega del amor y la belleza generada por la espuma del mar.

Ayuda a atraer a nuestra vida amor y afecto, así como situaciones románticas.

                        

Cuando tenemos pareja ayuda a suavizar la comunicación y a no perder esos momentos mágicos del principio de una relación.

Cuando atravesamos un momento de muchos cambios emocionales es muy positivo tener un aguamarina con nosotros, nos ayuda a provocar una sonrisa y a saber resolver conflictos a través del diálogo.

Hay  muchas leyendas entorno a la aguamarina, ya en la edad media se les obsequiaba a las novias como símbolo de pureza.

Está estrechamente relacionada con los océanos y los mares, ayuda a marineros, viajes por mar, fobias con el agua.

Es ideal cargarla a la luna llena. Es muy sensible al calor por lo que no se recomienda poner a cargar al sol ya que podría cambiar de color.

Combina muy bien con el cuarzo rosa ya que comparten algunas propiedades.

 

Consigue tu AGUAMARINA: LA PIEDRA DEL ROMANTICISMO

 

0
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar